fbpx
Mundo

¿Realmente sirven las protecciones de plástico contra COVID-19?

Existen estudios científicos que sugieren no usar protecciones de plástico en lugares pequeños para protegerse de COVID-19

En un intento de retomar la normalidad tras la llegada de la pandemia, negocios, oficinas, escuelas y hasta taxis han procurado cuidarse de los contagios de COVID-19 a través de las protecciones de plástico. Pero, ¿realmente sirven o empeoran la situación? Esto sugieren algunos estudios.

Las personas consideran que al usar las protecciones de plástico puede disminuir el riesgo de contagio por COVID-19; sin embargo, la mayoría de los resultados que arrojaron los estudios sobre estas barreras no fueron favorables porque afirman que aumentan las posibilidades de convivir con los virus a la par de que dan una falsa sensación de seguridad.

Cabe mencionar que, sólo en algunas situaciones, las protecciones de plástico pueden ser funcionales y viables, pero depende de una serie de factores, como el tamaño del lugar, la distribución de las personas y el tipo de ventilación que hay.

¿Por qué son malas las protecciones de plástico ante COVID-19?

A pesar de que no hay muchos estudios sobre el efecto de las protecciones de plástico ante las bacterias, los ya existentes indican que no son factibles para las partículas de COVID-19 porque al encontrarse con esta barrera buscarán la forma de seguir viajando, pero los científicos de Estados Unidos y Gran Bretaña han comenzado a estudiar más a fondo la situación.

Tan sólo en junio se publicó un estudio realizado por investigadores de Johns Hopkins en el que se afirmó que las protecciones de plástico contra COVID-19 utilizadas en aulas representaban un mayor riesgo de infección porque eran lugares pequeños en los que se necesitaba un mayor flujo de aire para la circulación de las bacterias y las pantallas de plástico lo impedían.

En relación a esto, hubo otro estudio que se llevó a cabo en escuelas de Georgia y, al igual que el anterior, los investigadores resaltaron que las protecciones de plástico tenían poco efecto ante la COVID-19 y que, incluso era mejor ofrecer una ventilación de calidad y usar cubrebocas.

Por otra parte, investigadores británicos realizaron un estudio en el que observaron el comportamiento de las partículas frente a las protecciones de plástico y señalaron que estas sólo son prácticas con las partículas grandes, por ejemplo, cuando una persona tose o estornuda ya que estas chocaban y detenían su viaje con la pantalla.

Sin embargo, explicaron que las protecciones de plástico no atrapaban las diminutas partículas exhaladas cuando una persona hablaba, dado que flotaban por toda la habitación y aumentaban el riesgo para las personas que se encontraban en la habitación, pues respiraban aire contaminado.

Protecciones de plástico, un riesgo para contraer COVID-19

Un gran número de estudios sugieren que las protecciones de plástico sólo son viables en situaciones muy específicas y en las que exista una ventilación sumamente eficaz, de lo contrario puede significar un riesgo.

Investigadores señalan que en condiciones normales, por ejemplo, en un aula o en una oficina donde la ventilación es regular, las partículas del aliento exhalado se dispersan a través de las corrientes de aire, provocando que cada 15 a 30 minutos sean sustituidas por aire fresco.

Sin embargo, agregar protecciones de plástico en este tipo de lugares puede dificultar el paso del aire limpio que llega a reemplazar las partículas contaminantes, como las de COVID-19, incluso, estas pueden acumularse fácilmente y crear “zonas muertas”.

Con información de Adn 40

Ver más

Artículos relacionados

Back to top button

Detectamos un bloqueador

Por favor quita el bloqueador de anuncios de tu computadora.