fbpx
EstatalLocalTendencia

Marcelino Espinoza sepulta al balneario Agua Hedionda

La Columna de Hierro
Por Marco Tulio

Hace 93 años, un antiguo manantial considerado sagrado por los antiguos habitantes de Cuautla, se convirtió en balneario, al ser construidas las instalaciones por el Gobierno Federal que tuvo la visión de aprovechar estas aguas sulfurosas y curativas para abrir un espacio recreativo para los visitantes y residentes de la heroica e histórica Cuautla.


Varios administradores han pasado, dejando su huella. Algunos embelleciéndolo con jardines, modernizándolo con servicios como el spa, las albercas privadas, un elevador para adultos mayores, programas de activación física y natación, etc.


Entre los que han pasado por este bello lugar al que en su momento le aportaron algo, estuvieron Jesús González Otero, Alfredo Camacho Barrientos, Enrique Laffitte Bretón, y Juan Carlos Pascual Abad, por citar a los más recientes.


Pero sin duda, el administrador del balneario que pasará a la historia como el más incompetente para administrarlo, será Marcelino Espinoza Gómez, quien en los últimos 2 años, ha ido sepultando a este bello lugar, al aplicar la política del garrote con los trabajadores, descuidando el mantenimiento del lugar, con sus constancias ausencias y desviando recursos, según denunciaron en su momento los ahora ex trabajadores despedidos.


El cierre del balneario desde el 24 de diciembre debido a la aplicación de semáforo rojo, fue el pretexto perfecto para que el administrador, dejara de pagar los salarios a los trabajadores, que desde la semana pasada comenzaron a realizar manifestaciones para obligarlo a recibirlos, pues de manera permanente, se ha negado al diálogo con ellos, siendo su única respuesta que no hay ingresos, confirmando su fama de tacaño, a sabiendas que eso afecta el mantenimiento del balneario.


Incluso los trabajadores a través de los medios de comunicación, están pidiendo a la ciudadanía que los apoye con víveres para sobrevivir, pues la situación por la que atraviesan sus familias, que son alrededor de 46, considerando trabajadores en activo y pensionados, es crítica ante la falta del pago de sus salarios.


En días pasados se viralizó una foto de la alberca principal con el agua verde por la falta de mantenimiento. Algo inédito, pues nunca antes las aguas de este lugar se habían quedado estancadas, lo cual es fiel reflejo de que Agua Hedionda está pasando por su peor momento.


Por cierto, las ausencias de Marcelino Espinoza, tienen una razón de ser, pues en varias actividades públicas a donde acude su hija, la Diputada Federal Brenda Espinoza, él está presente, como su acompañante y chofer.


De hecho, los propios trabajadores, han denunciado que la permanencia de Marcelino Espinoza, se debe al influyentismo de su hija, que por cierto, ya busca aparecer en la boleta electoral de este año al pretender competir por un cargo, bajo las siglas de Morena….. ¡¡¡ Como la ve !!!.

Ver más

Artículos relacionados

Back to top button

Detectamos un bloqueador

Por favor quita el bloqueador de anuncios de tu computadora.